Colchones

Un buen colchón es imprescindible para tener el mejor descanso posible y poder afrontar con energía el día. Esto te dará la energía y vitalidad necesaria para hacer tus tareas y te ahorrará esas molestias innecesarias y sensación de cansancio que dan algunos colchones.

Además, ya que nos pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo es mejor hacerlo con el mejor colchón posible, ¿verdad? Y para que escojas el mejor colchón nos tienes a nosotros y a esta guía que hemos creado por y para ti para ofrecerte el mejor asesoramiento e información posible.

Porque escoger el mejor colchón es algo muy importante debes elegir el que mejor se adapte a ti y a tus necesidades (y no adaptarte tú al colchón) de manera que seas capaz de descansar en perfectas condiciones.

¿Qué colchón comprar?

Elegir el mejor colchón puede ser algo realmente complicado ya que es muy habitual que la gente no sepa cual escoger. No obstante, como es de extrema importancia hemos elaborado una guía muy sencilla para ti con el objetivo de ayudarte, asesorarte y que puedas escoger el colchón que necesitas sin miedo a equivocarte, sin dudas y sin pagar más de la cuenta.

Además, puedes llamarnos para que te ofrezcamos un asesoramiento individual, personalizado y personal de manera totalmente gratuita y sin compromiso y resolveremos cualquier duda que tengas.

También tienes nuestro catálogo online de colchones aquí mismo con la información necesaria en cada producto para que realices la elección de colchón que mejor se adapte a tus necesidades. 

La firmeza del colchón

La firmeza que tiene que tener el colchón que necesitas dependerá de tu complexión física y es algo clave y muy importante a la hora de comprar un colchón.

Si eres una persona con una complexión física fuerte necesitarás colchones firmes o duros y al contrario si eres una persona con una menor complexión física lo que necesitarás serán colchones menos firmes o blandos.

La razón principal es que para tener el mejor descanso posible el colchón debe adaptarse y recoger bien tu cuerpo.

Si eliges un colchón con una firmeza que no cumpla con tus necesidades puede que te hundas en exceso porque es demasiado blando o que sea demasiado duro y no estés cómodo. En cualquiera de los dos casos no conseguirás tener un descanso adecuado y mucho menos el mejor descanso posible.

La medida del colchón

La medida es otro aspecto clave y fundamental a la hora de escoger el mejor colchón posible. Normalmente suele venir condicionado por el soporte del colchón que tenías comprado anteriormente así que es importante que conozcas su medida a menos que también quieras cambiarlos.

El ancho del colchón depende del número de personas que vayan a dormir en él. Si duermes en pareja  deberías escoger un colchón de mínimo 135cm pero las medidas van hasta los 200 centímetros.

Respecto a la altura o lo largo que debe ser el colchón, se suele recomendar que sea unos 10 centímetros más alto que la persona que dormirá en el colchón. Por lo tanto y como ejemplo rápido, una persona que mida 180 centímetros, deberá elegir un colchón de, como mínimo, 190 centímetros.

Para dolores lumbares y de espalda

Hay ciertos aspectos clave que harán que tu colchón te ayude en este aspecto y se adapte mejor a tu forma física aunque es cierto que como tal no te curarán de estos dolores ya que para eso intervienen muchos factores como podría ser realizar un entrenamiento adecuado en algunos casos.

Lo que sí es cierto es que hay colchones que, ya sea por su desgaste, por no adaptarse a ti o por su mala calidad, no permiten tener un descanso adecuado y pueden ser molestos e incómodos.

El colchón debería ofrecer zonas de descanso de manera que sea más firme en las zonas de mayor peso y más suave en las zonas de menor peso. Además no debe ser ni demasiado firme ni demasiado suave y la altura debe ser adecuada.

También tenemos colchones con certificado médico que ofrecen un descanso y unas características especiales que le dan al colchón una calidad extrema ya que están pensados especialmente para este tipo de casos.

Tipos de Colchones

Existe una gran variedad de tipos de colchones diferentes y a pesar de que todos ellos son buenos no todos se adaptan a ti y tus necesidades. Así que para que seas capaz de elegir el mejor colchón es necesario que los conozcas y por eso te ofrecemos toda esta información de cada uno de ellos.

Colchones viscoelásticos: son los colchones más elegidos a la hora de comprar un colchón y ocupan los primeros puestos de venta.

El material viscoelástico fue inventado por la NASA para cubrir la parte interior de los trajes especiales de manera que absorbiera las fuerzas de despegue y aterrizaje de los astronautas. Esto además mejoró su capacidad de movimiento ya que es un material con gran capacidad de adaptación, lo que hace que sea un material ideal para colchones.

Es sensible a la presión que se le aplica, por lo que es capaz de aliviar la presión que siente el cuerpo al dormir sobre él y mejora la circulación sanguínea. También es un material atérmico, es decir, que no retiene ni calor ni frío. No obstante, la capacidad de ventilación dependerá de si el colchón está fabricado con viscoelástica de poro abierto o cerrado.

Dormir en un colchón de viscoelástica es muy diferente y existe un periodo de adaptación que, de forma general, hará que no quieras dormir en un colchón diferente nunca más.

La viscoelástica se puede combinar con otros materiales y según la combinación tendrá unas características u otras. 

Colchones HR: El HR es un tipo de espumación especialmente fabricada para incluirse en los colchones y pensado en el descanso.

Normalmente, añade firmeza a los colchones pero con alta resiliencia, lo que permite que el colchón acompañe los movimientos del cuerpo de la persona que duerme en el.

Recupera su forma después de haberlo usado aunque no es tan adaptable como la viscoelástica. Este es un material de calidad con buena durabilidad y transpirabilidad, algo muy importante en un colchón.

Colchones de muelles ensacados: Los colchones de muelles ensacados son la evolución de los colchones de muelles tradicionales. Se llaman así porque en el interior de estos colchones tiene un conjunto de muelles que van dentro de unos sacos pequeños.

La ventaja de llevar muchos de estos pequeños sacos repartidos por toda la superficie del colchón es que se obtiene una muy buena independencia de lechos, ya que cada persona estará sobre un conjunto separado de muelles ensacados.

Además la durabilidad es mayor ya que los muelles no chocan unos contra otros y la calidad es muy alta. También se puede combinar con distintos materiales para obtener lo mejor de cada uno. Permiten un descanso de calidad, tienen mucha durabilidad y son transpirables.

Colchones de látex: Se trata de un colchón natural aunque también los hay sintéticos. El látex fue durante años el material por excelencia para el que quería comprar un colchón hasta que se descubrió el viscoelástico.

Aunque las características del látex y el viscoelástico son parecidas la ventaja del látex es que es un material que puede ser 100% natural. El latex natural se extrae de la resina de un árbol y se procesa creando un material elástico, esponjoso y suave que es excelente para el descanso.

No obstante, debes fijarte de que sea 100% látex natural ya que si no se trata de látex sintético que aunque es flexible y más económico las cualidades son diferentes. 

Colchones juveniles: Pensados para los más pequeños de la casa ya que necesitan colchones con unas características especiales que mejoren y favorezcan su crecimiento. Además es muy importante que tengan un descanso adecuado para afrontar con energía el colegio.

Cuando cambiar de colchón

Esta es una duda muy común y es que uno nunca sabe del todo cuando debe cambiar de colchón hasta que es demasiado tarde así que nosotros te ayudamos a detectar cuando es recomendable cambiar a uno mejor.

Hay que tener en cuenta que los colchones a medida que pasan los años van perdiendo sus propiedades por lo que se suele recomendar cambiar de colchón cada 10 años o, si el colchón está en mal estado, antes.

Notarás que cada vez descansas peor y estás menos cómodo, si descansas peor que hace unos años, si te levantas con dolores o molestias al levantarte por la mañana, si te hundes al dormir en pareja, si el colchón tiene desgaste externo a simple vista o si has dormido en un colchón diferente y notaste que descansaste mucho mejor que en tu colchón habitual, casi con total seguridad necesites cambiar de colchón.

Es importante que sepas la garantía que tiene tu colchón por si tuviera algún defecto en caso de que tengas alguno de estos problemas y acabes de comprarlo recientemente.

Otro aspecto importante, como consejo, es que te fijes también en la base o somier por si tuvieras también que cambiarla ya que igual que el colchón se puede desgastar con el tiempo.

Como cuidar de tu colchón

Cuidar tu colchón es fundamental para tener un buen descanso por las noches y que dure el máximo tiempo posible. Esto garantizará que tu colchón dure muchos más años en las mejores condiciones posibles y alargará su vida útil.

Te ayudamos a cuidarlo y mantenerlo con unos consejos básicos y muy útiles para que lo puedas disfrutar muchos más años y en perfectas condiciones.

Utiliza siempre un cubre colchón: es el primer complemento nada más compres un nuevo colchón y es muy importante. El cubre colchón o funda de colchón es muy fácil de poner y quitar y se lava en la lavadora sin ningún inconveniente. Esto evitará que el colchón reciba directamente el polvo, sudor y otros elementos por lo que estará más protegido.

Airear el colchón diariamente: la humedad puede quedarse en el interior del colchón, acumularse y acabar provocando problemas. Para solucionarlo, basta con ventilar el colchón un poco al día dejando la cama sin hacer por las mañanas durante unos 10 minutos aproximadamente y con la ventana abierta.

Con esto además serás capaz de evitar olores y polvo que se hayan podido quedar en el colchón.

Utiliza un buen soporte o base: Elegir un buen soporte para nuestro colchón es otro de los elementos que harán que nuestro colchón dure más o menos tiempo. Dependiendo del tipo de colchón necesitará una base u otra.

Por ejemplo, los colchones de látex necesitan ventilarse y deben mantenerse lejos de focos de humedad por lo que se recomienda utilizar bases transpirables.

No saltar encima del colchón: Esto podría deteriorar el colchón provocando deformaciones indeseadas.

Darle la vuelta al colchón: Se recomienda girar el colchón para que se desgaste de manera uniforme. Si el colchón no tiene formas para el cuerpo se debe voltear de cabeza a pies y de pies a cabeza de forma periódica. Otros colchones tienen dos caras de descanso, siendo así deberás girarlo además de arriba a abajo y de abajo a arriba.

No obstante, existen colchones que podrían requerir un mantenimiento especial o específico diferente por lo que debes informarte bien de cómo es el colchón para aplicarle el mejor mantenimiento posible.

Aspirar el colchón: Pasar el aspirador una vez al mes hará eliminar restos y acumulaciones de polvo que puedan dar lugar a proliferaciones de bacterias que deterioren los tejidos del colchón.

Características de los colchones

Las características principales de los colchones son las siguientes:

Adaptabilidad: Se trata de la sensación que ofrece un colchón cuando se amolda al cuerpo y es la característica que mejor define a los colchones viscoelásticos. Los colchones adaptables se adaptan de forma progresiva a la silueta natural del cuerpo y evitando los puntos de presión.

Firmeza: Sirve para conocer la sensación que ofrece un colchón. Se trata de su dureza. Se suele medir por puntos o rangos y se divide en: firmeza alta, media o suave. Del mismo modo también se suele decir que hay colchones duros y blandos.

Transpiración: Consiste en la capacidad que ofrece un colchón para permitir la correcta circulación del aire.

Resiliencia: La resiliencia es la flexibilidad que ofrece un material. Es la capacidad que tiene este material para volver a su forma original tras ejercer presión sobre el (por ejemplo, cuando alguien se tumba encima). Garantiza que el colchón se adapte al movimiento del cuerpo, lo que aporta comodidad y aumenta la durabilidad del material.

Garantía de los colchones

Los colchones, por norma general, suelen tener una garantía mínima de 2 años a menos que se indique lo contrario o se indique una diferente. No obstante, hay fabricantes que ofrecen más años de garantía como es el caso en algunos de nuestros colchones ya que los tenemos de incluso 5 y 10 años.

No todos los colchones tienen la misma garantía pero es muy importante conocer este derecho como comprador y consumidor y tener en cuenta cuantos años de duración tiene por si hubiera algún defecto o problema en caso de que la garantía lo cubra.

En cada uno de nuestros colchones indicamos los años de garantía y sus características pero puede preguntarnos en cualquier momento por si tuviera alguna duda.

Donde comprar un colchón

Comprar un colchón es algo muy importante ya que nos pasamos un tercio de nuestra vida en el y son muchos los que se preguntan donde comprar un colchón de calidad y con garantías.

Nosotros somos una tienda de colchones que ofrecemos un asesoramiento personalizado, individual y gratuito con un trato cercano y sin ningún compromiso. Además, solo tenemos los mejores colchones del mercado y de todo tipo de precios.

Se suele pensar que es necesario probar el colchón antes de comprarlo pero en realidad hasta que no lo tienes en tu casa y duermes unos días no serás capaz de apreciar realmente todas sus características y de averiguar si es o no tu colchón ideal por lo que esa prueba no es real.

Además a la hora de comprar colchones online hay que tener en cuenta que se suelen tardar 30 días hasta que una persona se adapta al colchón por lo que realmente probarlo un par de minutos tampoco hará que tengas una sensación real del mismo.

Desde nuestra tienda de colchones no solo ofrecemos los mejores colchones si no que encima tenemos los mejores precios y todos de una calidad excelente, desde los colchones más económicos hasta los colchones de un importe más elevado. Por eso creemos que un colchón barato lo es cuando su precio está por debajo de su calidad y del mismo modo un colchón caro es aquel cuyo precio está por encima de su calidad.

Nosotros apostamos porque un colchón debe tener siempre las mejores prestaciones y por eso escojas el que escojas y tenga el precio que tenga la calidad está asegurada.

En nuestra tienda online de colchones podrás ver todos los diferentes tipos de colchones, según tus preferencias, y las características de cada colchón para que escojas el que mejor se adapte a ti.

Medidas de colchones

Las medidas de los colchones son múltiples y prácticamente hay de todo tipo. En el mercado prácticamente puedes comprar cualquier medida de colchón y te indicamos aquí las más comunes.

Colchones individuales, fabricados para que duerma una única persona. Las medidas que engloba este tipo de colchón son las siguientes:

  • Colchones 80×180 cm
  • Colchones 90×180 cm
  • Colchones 105x180cm
  • Colchones 80×190 cm
  • Colchones 90×190 cm
  • Colchones 105x190cm
  • Colchones 80×200 cm
  • Colchones 90×200 cm
  • Colchones 105x200cm

Colchones de matrimonio, Se consideran colchones de matrimonio a aquellos que tengan un ancho mínimo de 135 cm. Estos colchones también son llamados dobles:

  • Colchones 135×180 cm
  • Colchones 135×190 cm
  • Colchones 135×200 cm

Colchones Queen Size, son aquellos que con un ancho de 150 cm, tienen un poco más de espacio para dormir dos adultos de manera confortable, siendo las medidas típicas las siguientes:

  • Colchones 150×180 cm
  • Colchones 150×190 cm
  • Colchones 150×200 cm

Colchones King Size, son colchones con más espacio para dormir ya que engloban las siguientes medidas:

  • Colchones 160×180 cm
  • Colchones 160×190 cm
  • Colchones 160×200 cm
  • Colchones 180×180 cm
  • Colchones 180×190 cm
  • Colchones 180×200 cm
  • Colchones 200×200 cm