Almohadas

El mejor descanso posible necesita la mejor almohada porque este es el elemento más personal y debe adecuarse a las necesidades y preferencias de cada persona.

Estamos seguros de que alguna vez has dormido con alguna almohada desgastada, de mala calidad o que simplemente no era de tu gusto y, sabrás entonces, que el descanso no es ni parecido.

Por eso mismo, para que seas capaz de escoger la almohada perfecta para ti, hemos creado esta guía sencilla y útil para ayudarte y asesorarte a que duermas y descanses mejor que nunca.

Tipos de almohadas

Hay diferentes tipos de almohadas, podríamos decir que prácticamente las hay para todos los gustos. Te mostramos aquí algunas de las más comunes e interesantes.

Según su composición las más vendidas suelen ser de viscoelástica, látex, algodón, fibra y microfibra. Además, las hay más o menos firmes o duras y blandas.

También hay almohadas antiacaros, antibacterianas, cervicales, termo-reguladoras, ecológicas y, en definitiva, una gran cantidad de tipos diferentes.

El hecho de que una almohada pueda tener varias de estas características incorporadas la hace tan interesante ya que puede combinar diferentes tipos diferentes en una sola para adaptarse mejor a cada individuo en particular.

Almohadas Especiales

Hay almohadas especiales pensadas única y exclusivamente para cada tipo específico de persona ya que cada una tiene sus preferencias y gustos y con las más tradicionales es difícil dar cabida a todo esto.

Todo esto es posible gracias a la innovación y a las nuevas tecnologías que han permitido ofrecer un mejor descanso y unas mejores prestaciones a cada producto para que nadie se quede sin la mejor para el.

Además, hay almohadas especiales que reúnen múltiples características por lo que ofrecen todavía más beneficios y hay de todos los tipos.

Por ejemplo, tenemos la almohada cervical, la almohadas ergonómica, la termo-reguladora, la antibacteriana…

Todas estas son almohadas que se salen de lo común y ofrecen algo que no todas tienen solucionando así problemas más específicos que antes no tenían solución.

Como elegir la mejor almohada

Cuando escojamos nuestra almohada debemos de tener en consideración varios aspectos como son su composición y altura, su transpirabilidad, la firmeza e incluso la postura en la que duermes además de otras características que pueda tener de cara a realizar la mejor elección posible.

Según tu postura al dormir

Si duermes boca abajo con una almohada de firmeza baja y flexionando la cadera y rodilla del lado hacia el que se gira el cuello se consigue una postura anatómicamente correcta. La altura también debería ser baja.

Para dormir boca arriba una de firmeza media logra que las vértebras cervicales y dorsales formen el mismo ángulo que cuando la persona está de pie. La altura de la almohada debería ser media.

Por último, si duermes de lado una firme es la más adecuada ya que mantiene la cabeza y el cuello alineados con el eje de la columna vertebral. La altura aquí de la almohada se recomienda alta o media.

Transpirabilidad de la almohada

La transpirabilidad es la capacidad que tiene de que el agua o humedad lo atraviese. Esto permitirá que permanezcas seco mientras duermes ya que no se acumulará el sudor y la almohada permanecerá seca.

La composición de una almohada es un elemento clave a la hora de saber el grado de transpirabilidad que tiene y este aspecto se debe tener en consideración sobre todo si eres una persona calurosa o con alta transpiración por la noche.

Así pues, las almohadas de fibra, microfibra o plumas tienen un alto grado de transpirabilidad mientras que las de visco y látex presentan un grado bastante bajo de transpirabilidad dada su escasa porosidad.

No obstante, hay algunas almohadas de visco o látex que gracias a sus características especiales son transpirables gracias a las nuevas tecnologías. Por ejemplo, tenemos el caso del núcleo perforado que permite la circulación de aire y proporciona gran transpirabilidad en almohadas visco.

Firmeza de la almohada

Cada persona tiene unas preferencias respecto al grado de firmeza o altura de la almohada ya que es uno de los elementos más personales pero es importante tener en cuenta qué grado de firmeza es más recomendable dependiendo de sus características específicas.

Las almohadas ofrecen distintos grados de firmeza dependiendo del material utilizado pero normalmente las almohadas viscoelásticas o de látex resultan más firmes que las que cuentan con rellenos de fibras o plumas.

Además, las almohadas viscoelásticas que cuentan con tratamientos o perforaciones para mejorar su transpirabilidad ofrecen un menor grado de firmeza que las compuestas por un bloque puro de viscoelástica.

También, se recomienda una almohada más firme a personas con dolencias cervicales que necesiten mantener la altura y postura del cuello.

No obstante, para aquellas personas acostumbradas a dormir boca abajo o que prefieran la sensación de una almohada mullida se recomienda que opten por rellenos de fibras o plumas.

Y no te olvides también de que el grado de firmeza de cada modelo depende del fabricante por lo que si tienes alguna duda contacta con nosotros y pregúntanos para solucionar cualquier tipo de problema que tengas.

Temperatura de la almohada

Una de las sensaciones más molestas que se pueden producir mientras duermes es la de pasar calor en exceso. Esto puede llegar a ser normal en temporadas de altas temperaturas o si el dormitorio no se encuentra debidamente ventilado pero es muy común que sea la propia almohada la que te genera esta sensación de calor e incomodidad.

Esto se explica porque las almohadas, al encontrarse en contacto directo con el cuerpo, reciben el calor que este genera y si no se encuentran debidamente preparadas para evacuar el calor se acumula y lo transmiten.

Esta sensación resulta muy molesta ya que al producirse en la cabeza genera sudor y dificultan el sueño.

Para evitar todo esto es importante saber que la transpirabilidad de la almohada influye a la hora de acumular más o menos calor y sudor.

Además, también hay almohadas con tratamientos especiales que permiten disipar el calor y evitan su acumulación.

Incluso hay también almohadas termo-reguladoras, con tejido inteligente y fundas transpirables.